martes, enero 26, 2010

REDENCIÓN


Bajé al valle y vi miseria,
miseria e injusticia.
El frío del viento, hipócrita,
quemó mis oídos.

… me reconocí en las piedras.

Te vi a la cara,
saboreé la sangre que brotó de tus ojos
y odié a mi hermano.

Pero las voces de mis antepasados
hablaron como un río
y no había poder que las detuviera.

Entonces fui tierra,
Fui tierra y fuego


Y fui miles de ojos y brazos y sangre.

Mori y volví a nacer.
Soy luz y sombra.

Soy el Redentor.